domingo, 4 de julio de 2010

Francisca y el Amor


Timbre en la residencia Ibañez.
*diiing-dooong*

- Hola, sí... Estoy buscando a Francisca Ibañez -dice una voz desde afuera de la casa.
Francisca responde sin abrir.
- Sí, soy yo ¿qué necesita?
- Soy el Amor, ¿me podría hacer pasar?
- No, ¿cómo el amor? No, le agradezco, ya colaboré...
- Francisca, soy el Amor, ¿me oye bien?
- ¿Amor? Pero ¿de qué tipo?
- El Amor, del tipo que quiera recibir.
- Me parece que me confunde. Yo no lo puedo recibir en este momento. ¿Por qué no pasa el martes?
- No, imposible. Tengo la agenda completísima. ¡Es invierno!
- Bueno, pero yo no estoy preparada para abrirle... me agarró justo limpiando la casa. Pase en otro momento.
- Pero éste es el momento. ¡No sea tan pancha, Francisca!
- Bueno, venga por acá al costado que lo atiendo un segundito por la ventana.

Francisca descorre la cortina y abre la ventana del frente de la casa. Como una cachetada, se pone de pronto de cara al Amor. El Amor insiste con ímpetu.
- A ver si me presta atención, Francisca. Usted me anduvo llamando, por eso vine.
- ¿Yo? No, no puede ser.
- Si quiere se lo puedo probar.
- A ver...
- Mire: ¿usted no conoció hace un tiempo a una Bella Señorita?
- Síiii...
- ¡Ahí está!
- ¿Qué?
- La sonrisa boludona, Francisca. Esa es la contraseña para llamarme.
- No, pero... pero... yo ahora no puedo. Quizás le pareció que lo llamaba, pero...
- Y si le digo de nuevo..... ¡Bella Señorita! ¿Ve? Ahí está la sonrisa boludona de nuevo. Usted no para de llamarme, Francisca.
- Bueno, puede ser, señor Amor... pero yo ahora estoy limpiando la casa.
- ¿Por qué no me hace pasar un ratito y conversamos? Sin obligación de compra.
- Está bien. Un ratito nomás. Pase.

Francisca le abre la puerta al Amor mientras estruja en sus manos el trapo rejilla en gesto de torpe nerviosismo.
- Oígame Amor, yo entiendo lo que usted me dice pero mire, aquí han pasado muchos huracanes. Recién ahora pude poner de vuelta todo en pie. Hasta hace un tiempo no sabe el desastre que tenía. ¡La casa patas para arriba! Y después de mucho trabajo, finalmente tengo todo limpito.
- Por eso me llamó. Antes no la hubiera atendido.
- ¿Y entonces quién era el que había venido en otras ocasiones? Yo creí que era el Amor. Pensé que usted era el de los huracanes. Me deshizo la casa a puro golpe.
- No. Yo no opero así. Soy el Amor, no tiro abajo las casas: las redecoro. Quizás usted le haya abierto la puerta a mis parientes lejanos.
- ¿Y qué quiere que haga, señor Amor?
- Que me haga un espacio.
- ¿En toda la casa?
- No. Me alcanza con una piecita.
- Bueno, pase por acá. Ésta la tengo vacía y bien ordenada.
- Perfecto, aquí me quedo. Vaya tranquila que yo me arreglo.
- Lo único que le pido es que no me desordene.
- Pero Francisca, usted sabe muy bien que vine para eso.

Y así se queda Francisca, mirando de cerca cómo se precipita el hermoso desorden del Amor.

28 comentarios:

  1. ahhh tortódroma se enamoró! Muy bueno como siempre! Va a empezar a escribir un blog de enamorada ahora? Muchas felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Es el Amor el que le da armonía a nuestras casas, a nuestras vidas. Y cuando se va es el Desamor quien destroza todo. No es para menos el temor de Francisca, pero le dejo una gran verdad que nos canta Silvio Rodríguez:

    Pero vale la canción buena tormenta,
    y la compañía vale soledad,
    siempre vale la agonía de la prisa
    aunque se llene de sillas, la verdad. ♫♫

    Si llamó el Amor a tu puerta felicidades T.! No hay nada más lindo que esa sonrisa boludona! =)

    Genial!

    ResponderEliminar
  3. Che ¿qué son, la cana? no sean bigote que yo escribo ficciones. Dejen de mandar a Gendarmería, loco!! Vamo lo pibeee!

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja, tienes razón, tienes razón, bueno la desfelicito T.! (¿?) jajaja! un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. - No, ¿cómo el amor? No, le agradezco, ya colaboré...

    Buenísimo...

    ResponderEliminar
  6. somos el bigote de anibal fernandez

    ResponderEliminar
  7. Me encanta eso de "es invierno!!". Justo hablabamos con amigas sobre la urgencia de un amor en los inviernos.

    Así que ficciones, eh? Hmmmmmm

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Inspirado Tortódroma, inspirado.

    A propósito: Ud depositó, en manos de La Maga, el 28 de Junio, Día de la Concentración del Orgullo y frente al Congreso, un papelito artesanal con que publicitaba su Blog entre la concurrencia.

    Una Maga la conoce, pero Ud no ha conocido a la Maga.

    Salute, farabute!

    ResponderEliminar
  9. Genial, sos re capa. Me encantó!

    Y también me encantó la foto del video, donde la chica cuando se enamora lleva ese corazón gigante, que nadie acepta, que nadie quiere... y se va desenamorando hasta que el corazón se le hace chiquito. Pero después se le agranda de nuevo, y así.

    P.D= Cómo era esa frase que dice "cuando el amor llama a la puerta..."

    ResponderEliminar
  10. Ahhhhhhhhhhh bienvenida al desorden para ordenar hay tiempo despues. Saludos

    ResponderEliminar
  11. La Maga: Ajá! Equivocada. No era yo la que repartía. Mandé emisarias. (me dio vergüenza)

    ResponderEliminar
  12. "Y si le digo de nuevo..... ¡Bella Señorita! ¿Ve? Ahí está la sonrisa boludona de nuevo"

    Jajaja, tal cual. la sonrisa delatadora esa...Uno quiere disimular y la cara de empelotudizada es imposible de ocultar.

    Teniendo en cuenta que es ficcion... Bien por Francisca que le llego el amor :P y justo en invierno!!!

    Beso T.
    Tiempo sin verla eh!

    ResponderEliminar
  13. Si es pura ficción, hubieras elegido un nombre que no te delate taaanto, PANCHA!

    Los mejores deseos para lo que tocó a tu puerta, Sil!

    ResponderEliminar
  14. uy
    ahora me voy a emocionar ridículamente cuando inesperadamente suene el timbre...

    ResponderEliminar
  15. fue lindo leerlo hasta con el corazón roto

    ResponderEliminar
  16. post data ego tripera4 de julio de 2010, 21:59

    "así te va a pasar a vos" cuando te conté lo del tapado

    (L)

    te adoro!!

    ResponderEliminar
  17. me encanto!
    Pues Dile Al Amor Que No Toque Mi Puerta
    Que Yo No Estoy En Casa
    Que No Vuelva Mañana
    Ah Mi Corazon Ya Le Han Fallado En Ocaciones
    Me Fui De Vacaciones
    Lejos De Los Amores...
    me parece q yo estoy como francisca... je!
    saludos chicas

    ResponderEliminar
  18. Me encantó esta historia... la continuación sería.
    Desordename que me encantaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  19. Lo mágico de tus post es que nunca dejan de sorpenderme, de colmarme de alegría y de imaginarme cada uno de tus personajes incluyendote a tí como directora principal de todo ese largometraje que pasa por tu mente haciendose visible en tu vida cotidiana...

    Gracias por hacernos letradictas de tí...

    ResponderEliminar
  20. el hermoso desorden del Amor...parece Benedetti !!! jaja...

    Saludos huracanadossssss

    ResponderEliminar
  21. Francisca se va a llamar la causante del futuro desorden? Queremos más relatos para conocer a Francisca! Felicidades T!

    ResponderEliminar
  22. Bueniiisiimoo me mato "la sonrisa boludona" jaajaja a todas nos delata la sonrisa boludona cuando llega Mr. Amor

    ResponderEliminar
  23. Excelente texto: jugosas descripciones, diálogos entretenidísimos y, todo por abajo/arriba, el delicado entretejido de quien sabe que escribir no es comunicar... que es muuuy otra cosa.
    ¡Me encantó!
    Macky

    ResponderEliminar
  24. siempre aii una historia q me atrae y me parece mas real qe de ficcion... cuantas veces esos huracanes nos destrozan la casa pero siempre llega ese sol qe hace todo seas mejor... qe nos hace ver qe se puede cambiar y con ayuda podemos limpiar todo lo qe dejo ese "desastre"



    besitos de amor!!!
    jime

    ResponderEliminar