viernes, 13 de mayo de 2011

Abusos


Fue en un boliche de Costanera, durante la fiesta que organizaba una conocida. Habían pasado siete años desde que había terminado la escuela primaria, sin embargo apenas lo vi lo reconocí. Matías Méndez, ese hijo de mil putas que durante toda la escuela me había atormentado con sus chistes de mierda.
"La Mari", me había puesto. La marimacho. Y no tenía que hacer chistes muy elocuentes, con mi nuevo sobrenombre alcanzaba para que todos sus seguidores se mataran de la risa. No tardó mucho en prender la moda de llamarme así y pronto mi apodo se propagó por toda la escuela. Cuatro años así. De tercero a sexto grado. El era un año más grande que yo, así que cuando egresó junto a toda su camada de abusivos, pude tener un año relativamente tranquilo. Pero fueron cuatro años de abusos constantes. Cerca de ochocientos días de recibir el peor de los espejos, la imposibilidad de ser y el silencio de las maestras. Evitar pasar por ciertos lugares del colegio donde estaba Matías y sus amigos. Ver cómo sus chistes iban tomando fuerza en los varones de mi grado y en toda la escuela. La Mari. La Mari y todos sus derivados. Matías en un pasillo y mi cara roja porque sabía lo que me esperaba sólo por pasar cerca suyo. La Mari. Las risas. La vergüenza. Y nadie a quien contarle. La Mari en silencio, marcada, en ochocientos días negros.

Me vio mirarlo, pero no me reconoció. Se acercó seguramente pensando que de tantas miradas que le eché tenía el levante asegurado. Me saludó haciéndose el canchero.
- Te vi que me mirabas ¿necesitás algo?- dijo con un tono soberbio que yo conocía muy bien.
- No, te miraba nomás.
- Soy Matías, ¿vos?
- Ya sé quién sos.
- ¿Nos conocemos? - preguntó intrigado.
- Sí - respondí. El me miró desconcertado. Realmente no me reconocía -. Nos conocemos de la primaria, Matías Méndez.
- ¿En serio? ¿Pero a qué grado ibas? ¿Cuándo egresaste?
- Vos sos un hijo de puta - le dije.
- Epa, ¿qué te pasa? ¿estás loca?
- Sos un hijo de puta - repetí. Y no pude decir más.
Tenía ganas de tantas cosas. Si hubiera podido lo hubiera matado ahí mismo. O me hubiera matado yo. Pero no esa noche, sino mucho antes. Me hubiera ido en alguno de esos días negros, o en una noche negra, para evitar otro día negro. Días de abusos, de esos golpes que llenan la vida de mierda y te la dejan colgando ahí por años. Matías Méndez, sin embargo, había egresado de la escuela muy tranquilo, con un trofeo honorífico al pelotudo más chistoso del grado. Matías Méndez. No me había olvidado.
- Escuchame, ¿cómo te llamás? - me preguntó todavía intrigado, cuando yo estaba a punto de dar media vuelta e irme.
- La Mari- le largué con un fuego que salía de la panza, de años de habitar ahí, de pudrirme desde ahí. A él se le desfiguró la cara. Pude entender que me había reconocido. Se quedó callado. Yo quería decir tantas cosas. Pero ya no a él.


Hoy leí en el Suplemento SOY de Página 12 el caso de Carlos Agüero, el pibe riojano que se suicidó después de una serie de abusos verbales y la falta de contención del colegio. Carlos seguramente hubiera recordado durante años la cara de Franco, el que le decía "puto" en medio de toda la escuela. Puto durante días y días. Puto y sus derivados. Puto por facebook. Puto cada vez que se lo cruzaba. Y si Franco lo decía muy fuerte, puto para los compañeros, para las maestras, para su familia. El puto, el puto, el puto, el puto, el puto. La Mari, La Mari, La Mari...

No lo saben. Maestras, compañeros, familia. No saben lo que es soportar la agresión constante. Ochocientos días negros. No saben y se ríen. No saben y se callan.
Pero nosotros no olvidamos.
Hay algo que se nos muere.

20 comentarios:

  1. :/ no sé que acotar, lo único que de mi parte al menos no voy a permitir que se humille a nadie, menos con su sexualidad...
    Sant

    ResponderEliminar
  2. Sí, así se siente; e incluso a veces es peor.

    ResponderEliminar
  3. Todavía no entiendo porque la gente no se da cuenta de que sus "chistes" o "joditas con buena onda" a veces duelen.
    Este tema me altera...
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Durisimo. Se senti identificada en parte. Los chicos pueden ser tan crueles...

    ResponderEliminar
  5. Posta, yo también me sentí identificada... lo sufrí más en el secundario.
    Me re movió adentro este post.

    ResponderEliminar
  6. Pensé que el post iba por otro lado hasta que llegué masomenos a la mitad. Leerlo da bronca, transmite mucho, muy bueno.

    ResponderEliminar
  7. Mirá vos, mi adorable apodo era "Cacho" y yo también me acuerdo muy bien de Ezequiel o Cale, como le decían.

    ResponderEliminar
  8. muy buen post. me senti muy identificado. yo sufri mucho en el secundario (no tanto en la primaria), con los apodos q me ponian y la falta d contencion d los maestros d mierda q tuve. a varios se las tengo jurada y si alguna vez los cruzo los fajo aunque nuchos d ellos no los vi mas,mejor x ellos q sea asi. sin embargo, es triste q todavia sigan pasando estas cosas, pero creo q es un tema d educacion, y los padres, maestros, etc, se tienen q calentar para enseñarles a los chicos a no discriminar a nadie x su raza, credo,condicion social o eleccion sexual. en fin, perdon x lo largo del comentario , pero tu post me gusto mucho, y senti q tenia q escribirte. saludos y segui asi

    ResponderEliminar
  9. hay mucha crueldad de pequeños, sí.

    pd: me diste una excusa, algo para purgar en algún escrito próximo

    ResponderEliminar
  10. Hola! Gracias por tu respuesta del otro día. Creeme que ya me ayudás mucho escribiendo estos textos: me sacuden el alma. ¿Puede haber algo más importante que eso? Si el ser humano no siente, entonces no es nada. Muchas veces me hundo en la apatía, y entro acá.

    Respecto de este texto: fue realmente doloroso. Salvando las distancias yo me siento un poco así ahora.. si bien tengo pocos meses de embarazo comienza a notarse, y no es nada fácil ir al colegio así: me he tenido que bancar unos cuantos comentarios desagradables (voy a un colegio católico y privado, son bastante crueles, el cura insinuó echarme por la "imagen" de la institución.)

    Y sí, algo se nos muere en esas situaciones (pero también, tantas otras cosas comienzan a gestarse..)

    Muchas gracias por todo, y seguí escribiendo así !

    ResponderEliminar
  11. Me hiciste acordar (mas tarde.) No todo esta perdido: http://www.itgetsbetter.org/ Me encanta este proyecto!

    ResponderEliminar
  12. Lourdes: Me parece genial lo último que dijiste, especialmente en el momento en el que estás. Todo es un ciclo. Algo muere y algo nace, es inevitable. Después de vivir ciertas situaciones, algo siempre emerge. Me parece que nadie de los que te marcan hoy en día se bancaría estar pasando por lo que pasás vos. Y de eso se trata la joda del otro. De su incomodidad con lo diferente. Ellos están tan metidos en vivir la vida como tiene que ser vivida, perteneciendo al rango de lo "normal", que no pueden ni concebir q otra persona pueda ser tan valiente de correrse de eso q te dicta la sociedad. Entonces lo señalan: miren, miren, esta persona puede vivir afuera de lo q a mí me tiene atrapado.
    Y hablando de los curas... no quieran dar la imagen de bancar un embarazo adolescente porque *oh, sí* los adolescentes cogen. mejor quedar como intolerantes con "moral", que como un espacio de contención.

    Cons: Sí, vi que lo nombraban en la nota de SOY... me gustó el sesgo optimista. Y sí, es cierto q se pone mejor. uno va tomando las riendas de la vida, en vez de esperar q los demás le digan si es aceptado.

    ResponderEliminar
  13. Siempre es un gusto leerte. Realmente es terrible que pasen cosas así, y siempre te pegan de cerca porque ya las hemos vivido, el insulto y el rechazo y la soledad por el miedo a "lo diferente" están por todos lados, y el peor mal es que no se hable de ellos.

    Gracias por seguir publicando! Te leo siempre!

    Pazchi

    ResponderEliminar
  14. qué bueno lo que escribis... en una sociedad donde todos prefieren dar vuelta la cara, esperemos que los tiempos que vienen sean mejores... que la palabra igualdad no sea un chiste o una idea utópica de todos nosotros.
    disfruto enormemente tu blog,
    Alfonsina

    ResponderEliminar
  15. Uy lo re vivi, pero los mios no se si fueron 800 dias, deben haber sido mas, hoy tengo el espiritu tan reprimido que a veces no se ni quien soy, q lo lean muchos mas.

    ResponderEliminar
  16. impresionante, esos infelices abundan por doquier y lo peor es que siempre terminan bien parados... el tema es que si les partís la cara vas presa, y no vale la pena ir presa por semejantes hijos de puta...

    no me pasó, pero te entiendo porque podría haberme pasado

    saludos

    ResponderEliminar
  17. lo entiendo perfectamente porque ya también lo sufrí, no desde este punto.. sino que me molestaban por el trabajo de mis viejos.. vivíamos en un pueblo plagado de conchetos y somos una familia de artesanos.. ahora es distinto.. pero en ese tiempo, y en ese lugar era todo una cosa rara.. estuve tres años en ese colegio hasta que lo conté en casa y se armó el re bardo.. pero si, eran todo los días..

    ResponderEliminar
  18. Es muy triste que los docentes no tengan ningún interés en hacer valer los derechos de todxs sus estudiantes y no solo de los que ellxs consideran "normales". No debería primar la ley del más fuerte, que suele ser la ley del que mejor se adapte al molde. Debería ser parte de la labor docente brindar herramientas para que cada niñx o joven se sienta cómodx con lo que es, su sexualidad y todos los aspectos de su vida. Por eso me resulta difícil comprender como cuesta tanto ponerse en el lugar del otrx, no ver que ya es dificil encontrar personas que vivan su sexualidad "no hetero" de forma positiva y VISIBLE, que es dificil a esa edad (y a cualquier otra) tener que cargar con un rotulo, una etiqueta de no ser lo que se espera, o ser lo opuesto, para todavía tener que lidiar con el insulto constante, la hostigación por ser "diferente" (diferente a que_quien?), si tener a nadie que apoye tu individualidad, que te diga que tenés que ser vos mismx, que esxs que te basurean por no adaptarte al molde, reaccionan así porque su propio molde les esta asfixiando el cerebro. No digo nada nuevo, pero hay que educar desde la diversidad en casa, en la escuela, en el barrio. Porque casos asi también generan miedo a quien quiere salir. Y rabia e impotencia cuando lxs adultxs miran para un costado(en el mejor de los casos)por eso hay que seguir comunicando, luchando, educando, visibilizando la DIVERSIDAD.
    Saludos!!

    ResponderEliminar