domingo, 1 de abril de 2012

El fin de la pena

Soltarse,
pero no de una mujer.
Soltarse de la vida.
Dejar caer los harapos
y saltar.

Y nacer desnudo, como hay que nacer.
Hay vida después; la he visto.
No es la vida de la que se ha muerto.
Es la vida desnuda,
pero con algo que se trae de otro tiempo
limpio ya de sangre
y de baules.

Es el fin de la pena,
la verde y fresca vida.
Es la suerte de los desposeídos
que sólo tenemos los minutos nuevos.
Hasta que un estrépito nos empuje hacia otro salto
y vivamos naciendo
desnudos,
pero con algo que se trae
de todas las otras muertes.

12 comentarios:

  1. Ayer escuchaba una grabación de Atahualpa Yupanqui donde decía:
    Para que la pena no parezca mucha pena, lo hice canción.
    Pero es pena, eh.

    Ta bueno soltarse..

    ResponderEliminar
  2. "Soltar todo y largarse, qué fascinante..."

    dice una canción

    ResponderEliminar
  3. ¡Pero qué difícil es soltarse a veces!
    Otra vez, muy lindo escrito.
    Manatee

    ResponderEliminar
  4. Cada vez me fascina más cómo escribís... cómo creás pequeños mundos... y cómo nos hacés entrar en ellxs, haciéndonos parte :)

    ResponderEliminar
  5. me encantó todo el blog y de éste poema el comienzo, muy bueno! MUY

    ResponderEliminar
  6. "nacer desnudo como hay que nacer, hay vida despues la he visto"
    total, creo que se exactamente el significado.
    hay vida despues...
    abrazo enorme!

    ResponderEliminar
  7. al final no terminé de leer 'tu amiga no me gusta' y la verdad me quedé bastante manija,.

    ResponderEliminar
  8. QUEREMOS QUE ESCRIBA!!! QUEREMOS QUE ESCRIBA!!! hace mucho!!! que pasa?????
    Firma: mis ojos, mi cerebro y yo.
    Gabucha.

    ResponderEliminar