miércoles, 3 de marzo de 2010

Mala noche

N.N. sabía exacto qué y cómo. Sabía también cuánto... y cuánto, para mí, nunca es suficiente. Manejaba además los cuándo, que fueron cada vez más esporádicos.
Pero los qué y los cómo... Uf!
Su arte de amar era pura predisposición, cálculo, atención, destreza física, delicadeza... un cúmulo de aptitudes que más de una vez me dejaron semi inconciente.
Durante nuestros años buenos, fue fiel alumna de todos mis gustos y fuimos inventando trucos y parodias, ritmos y fantasías.
Pero cuando los cuánto y los cuándo se convirtieron en desastre, en miles de noches de insomnio en contraposición a sus miles de noches de sueño pesado (quizás porque N.N. ya andaba ejerciendo sus cómo por otras camas), me quedé sin nuestros magníficos qué, que ya habían alcanzado el nivel de knock-out técnico y nos dejaban a ambas completamente fuera de juego.

Pasa un tiempo (prudencial) antes de que una quiera realmente volver a preguntarse qué, cómo, dónde y con quién.
Sin embargo, eventualmente llega el momento de cambiar las sábanas.
Pero a veces, las sábanas de otras...

Tomemos como ejemplo a invididuo T.
Individuo T. se va en bici a la casa de individuo P., silbando una sonrisa llena de expectativas. La noche se hace gotitas que pegan en el techo de chapa del patio y le hacen un moñito al regalo de dormir juntas.
Pero después individuo P., que parecía más tranquila que una hamaca paraguaya, ataca y somete a T. a una brutal fricción en la que queda casi lisiada. ¿Te duele? ¡Sí, mierda, sí! Aunque T. no dice nada porque si a P. le gusta, T. puede aguantar un ratito más... ¿Pero qué demonios le gusta de andar colisionando cruelmente ambas genitalidades? Y entonces P., que por alguna razón parece disfrutar de prácticamente lijarle el sexo a su compañera, no hace más que eso... y después, satisfecha, se queda dormida.
La herida invalidante de individuo T., se hace sufrimiento cuando al día siguiente debe volver a montar el asiento de su bici para volver a casa.


A veces, las sábanas de otras...

18 comentarios:

  1. Esto Pasó ayer Martes despúes de recibir como obsequio la Luna???

    ResponderEliminar
  2. EXCELENTE, EL RELATO Y EL SENTIDO.GRACIAS Y BESOS

    ResponderEliminar
  3. Vio? La luna no es garantía de nada en estos días...

    ResponderEliminar
  4. Ah, no, yo le digo: disculpame, pero me dejo la bici atada a la luna. Y me voy caminando, sufriendo, caminando, puteando, caminando.

    Si entre genitales se hablaran, algunos se ladrarían. Como las personas. Si no se entienden, se cagan a trompadas, pero si se saben llevar, se susurran cosas lindas, y se prometen pavadas.
    Y también, como las personas, hay algunos genis más agresivos que otros.
    ¿Por qué no dejarlos ser?
    Supongo que la bici hoy en día es cool.
    Un taxi es muy caro y el bondi tarda banda.



    A veces, las sábanas de otras están heridas... por otras.

    ResponderEliminar
  5. T. un abrazo de oso,


    la que atente de esa forma contra tu paseo en bici no merece tu cariño (dicetuamiga)

    ResponderEliminar
  6. Cito las palabras sabias de la reina malhumorada,"hay algunos genis más agresivos que otros" Es este post lo corrobora nuestra amiga T haciendo alarde y alusión a el de ella especificamente como Lija... Uff que agresivo Clit, creo que necesitas despues de la lijada un poco de humectante, una base brillante y estás prolija para ser exhibida en la mejor vitrina, para que otra clienta venga y te lleve a su humilde morada.

    ResponderEliminar
  7. jajajajaja querias RuOck????
    te dijeron con voz de Rammstein... METAAAAAAAAAAALLLLL !!!!

    bueno Sra. Tortódroma! a veces hay noches mas heavys (metal) que otras!

    cruzo los dedos para una proxima luna aristimuñada :) así, eterea y aniñada.

    ResponderEliminar
  8. Malú: Yo no dije nada de que yo fuera lija... dije que me lijaron!

    Lucre: Viste? No se puede pedir ruuuuooooock! sin que te rompan una guitarra eléctrica por la cabeza. Ouch!

    ResponderEliminar
  9. jajaja La que no fui especifica fui yo me referia al de ella no a la tuya fuiste muy clara por eso dije que te habia quedado prolija la tuya despues de la lijada... esto de las lijas es agotador, sacudamos las virutas y despejemos el panorama.

    ResponderEliminar
  10. nooo!! me imagino que no se esperaba esto. qué augurio, la luna..

    ResponderEliminar
  11. Tal parece que la combinación: bicicleta + noche de pasión, no es la mejor...habrá que practicarlas por separado.

    Un encanto descubrir qué, cómo, dónde...

    saluditos, y mejor suerte para la próx!

    ResponderEliminar
  12. WOW!!! Y MIL VECES WOOOOW!!!
    Bueno, la clave para un buen sexo es la comunicación, no? claro que en una nueva pareja, o una relación nueva, bueno ... hay timidez, etc... pero lija? no será mucho? Mujeres, tenemos que alzar nuestra voz y pedir sexo a la carta! ;)

    ResponderEliminar
  13. y en esos dias en que tenes ganas de ponerte una piedra de fubanda y tirarte al parana haciendo planchita con los talones arriba..entro a leerte y en una especie de feedback me doy cuenta que, claro, ser torta apesta pero..qué divertido puede ser a veces!

    no bueno, me cabe el melodrama..y tus entradas son cachetadas a mi banderita multicolor que dice "nena hay-cosas-peores"

    gracias! :)

    ResponderEliminar
  14. "nena hay-cosas-peores"

    Sí, mi vida... básicamente....

    :S

    JA!

    ResponderEliminar
  15. nooo cheee tampoco te me tires abajo! que mujer mas fuerte podria sobrevivir a todas las señoritas P Q R S y todo su abecedario? NINGUNA! solo tu mi qerida T.

    yo te digo, plasmas estas historias en un librito con todos su debidos nombres y a la hoguera todas aquellas hijasde put*** q hacen cascaritas de sangre y dejan la sicatriz

    vos sos grosa T, sos grosa

    ResponderEliminar