jueves, 27 de mayo de 2010

Decir que sí, decir que no




Si ya no te gusta, es por una larga lista de cosas. Podés hasta organizar lo que no te gusta de ella en orden de importancia:

1) Su voz
2) La palidez de su existencia
3) La música que escucha
4) La forma en la que arrastra los pies al caminar (como arrastra su ser, pisándolo, expulsándolo)
5) Las cosas que me cuenta (aburridas, carentes de creatividad, elocuencia, humor)

Si ya no te gusta, lo más mínimo te irrita. Te molesta hasta que deje su olor en cualquier rincón de tu casa. No le perdonás ni siquiera lo que ella no puede evitar. No te importa su perro ni su historia clínica. No disculpás su existencia. Pero lo que menos le perdonás es que ya no te guste ni un poquito.
Y querés decirle que no, aunque te mate de pena, aunque te coma la culpa. Que no. Aunque ella no lo haya preguntado.

Pero me cuesta cerrar las historias. Me da tristeza cada despedida. No se me hace fácil sacarlas de mi vida, por insignificante que haya sido el tiempo que hayamos compartido.

Siempre tuve problemas para decir que no.


Si te gusta, en cambio, no tiene ningún sentido. Si quisieras, de todas formas, podrías hacer un listado de cosas que adorás de ella. Y esperarías que todos tus amigos te escuchen enumerarla. A saber:

1) Su voz
2) La luz de su existencia
3) La música que escucha
4) La hermosa y delicada forma en que camina (como va preciosa por el mundo casi sin notarlo, liviana, mágica)
5) Las cosas que me cuenta (cargadas de todo eso que ni ella sabe que tienen sus palabras)

Y tantas otras cosas que no decís por pudor, porque si tus amigos supieran lo obsesiva que sos cuando alguien te gusta, los muy conchudos podrían volverse un espejo y mostrarte a vos misma lo obsesiva que te ponés.
Igual hacés la lista mental. Jugás con esa lista. Le marcás crucecitas cada vez que ella hace una de esas cosas que ya tenías anotadas o agregás cosas nuevas que no dejan de ser maravillosas, tanto que te preguntás cuándo acabará esa lista, porque si no termina de reproducirse, toda esa belleza te va a pesar tanto que no habrá forma de que no te hunda.
Pero después, ¿qué te importa esa lista? si la revisás, no es más que un puñado de pequeñeces, porque nada de eso hubiera importado si toda ella no fuera lo que es. Y eso que es no tiene explicación fuera de tu ser. Es lo mismo que cualquier otra, para una otra que no seas vos. Porque ella es ella para vos y no tendría ningún sentido para alguien más.

Y querés decirle que sí a una pregunta que nunca hizo. Sí. Sí, quiero. A todo sí. A toda ella sí. Porque cada cosa que hace es un sí. Y eso da tanto terror que simplemente estás esperando que salga el monstruo que vive en tu panza y la espante de una vez por todas.

Siempre tuve problemas para decir que sí.

27 comentarios:

  1. La señorita Tortódroma idealiza como loca, y la magia lo cubre todo y todo es magia sin fin.
    Pero, cuando la magia se evapora,o se tropieza la chica ideal y cae del altar, todo es gris, todo es feo y aburrido y tosco y negativo y.. y...

    Ya no hay magia, y de nada sirve cuando amas a una persona normal, tiene que ser del más allá, o del más acá, pero con esos centímetros por arriba del suelo. Donde sea fácil decir que sí.

    ResponderEliminar
  2. La señorita Tortódroma deberia no esperar la pregunta para dar la respuesta.

    A no idealizar, a concreatar querida..

    Beso

    ResponderEliminar
  3. Ya lo dijo Girondo.. "no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar, y en eso soy irreductible..".
    Basta eso, para decir que sí...

    Lau.-

    ResponderEliminar
  4. Ja. TE ODIO!!! >:(

    Bueno, a veces hay magia, sino sería todo muy chato. Creo que las magias están buenas cuando una también se cree mágica... entonces estaríamos al mismo nivel de belleza ;) eeeeeaaaaa!!!!

    ResponderEliminar
  5. Eso fue para la Reina... te odio con amor, sabelo. Odio que me saquen la ficha!!! Igual... nada. Mejor no hablo. Me voy a la facu haciendo puchero. Ja. Chau. (ah reina después tengo q comentarte mi teoría de las ideas y las cosas que ya lo estuve conversando con otra compañera bloggera).

    ResponderEliminar
  6. Yo una vez hice una lista hace tiempo y creo que se la di y si hubiera seguido haciendola hubieran seguido saliendo cosas positivas.

    Yo ya llevo casi tres años con mi chica y cada vez hay más magia. Creo que la magia del principio es imprescindible y única, pero la que viene después, cuando va saliendo la verdadera personalidad de cada una y se pasan las pruebas de fuego es mejor. La verdadera magia está cuando conoces lo que más te gusta y lo que menos te gusta y la quieres más aún, aunque no sea perfecta, porque nadie lo es.

    ResponderEliminar
  7. JAJAJA Podríamos resumirlo entonces en: siempre tuve problemas. no??

    Muy bueno el contraste.

    beso grande, y te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  8. Ya que convocaron a la magia, vine. A dar mi testimonio de Maga, claro.

    Yo aprendí a amar cuando toda la magia cesó, la adrenalina se evaporó y los sentidos se calmaron.

    El amor es lo que sucede después del vértigo, la furia y la exaltación...

    ResponderEliminar
  9. Sabía que el odio era hacia mí.
    Y sabía que era con amor también.
    Y conversemos, sí, cuando quiera señorita T.

    ResponderEliminar
  10. Hola, te dejo mis saludos, me ha encantando tú blog, demaciado inspirador
    me suscribo enseguida, que tengas buen dia


    *lo que primero es una virtud termian luego lo que se quiere cambiar ~cosas de la vida, cosas que es mejor no indagar por que se termina enrredando todo no (?), te dejo byebye

    ResponderEliminar
  11. Flora... estem... Tortódroma querida: delicado y exquisito texto que refleja esa sutileza que nos constituye, ese "ser jodidas" ab initio...
    besos

    ResponderEliminar
  12. Decir que si, o decir que no es algo que trato de hacer en "ese momento". Aunque tenga dudas, siempre me inclino por un sí o por un no muy claros. También a veces me pasa como a vos T, que es difícil sacar a una personita de la vida de una, eso no es tanto un signo de deblidad, sino la afirmación de que sos un ser sensible. Y es algo muy bueno, respirar sensibilidad.
    Lo que en mi caso hago, cuando quiero sacar a alguien de mi vida, es dejar de hablarle, de tener contacto, ir cortando el vínculo. Porque no debería ser infinito el tiempo que le damos a las personas :)

    saludos!

    ResponderEliminar
  13. "La hermosa y delicada forma en que camina (como va preciosa por el mundo casi sin notarlo, liviana, mágica)
    Las cosas que me cuenta (cargadas de todo eso que ni ella sabe que tienen sus palabras)".

    Después de eso se justifica taaaanto tiempo tratando de explicar cómo se disfruta de lo simple? jajajja. Beso!

    ResponderEliminar
  14. Por todos los dioses del Olimpo y más allá!!!
    Definitivamente, tus palabras son de antología. Qué claridad, qué sutileza, qué precisión...
    La cantidad de altares que he levantado en nombre del amor... la cantidad de veces que construí en mi cabeza a la mujer ideal... la cantidad de veces que hice listados infinitos de maravillas... son proporcionalmente directas a la cantidad de veces que me bajaron de un hondazo...

    Me voy a disfrutar de este viernes nublado haciendo listas, arrastrando mi existencia... ;)
    Abrazo y beso!
    X.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno, y hasta casi respondiendo a muchas cosas que uno se pregunta.
    Me voy con muchos sí, con muchos no, muchas frases.
    Pero con la sensación de que tenemos un problema grave jajajajajaja!!!!!!!! (esto no es noticia)
    Idealización versus realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Willow: es que te estaba molestando...

    X.: Gracias, gracias... te debo unas respuestas, en un ratito las armo.

    ResponderEliminar
  17. la forma en que vomitás tus escritos y transformás esa energía me fascina.

    pero sí. la ola tiene que pasar, no hay forma de no ahogarse cuando está tan alta.

    me encantó lo que comentó la maga.

    te doy muchos abrazos T.!!

    ego trip.

    ResponderEliminar
  18. me acordé mucho de vos...
    encontré a mi propia "cara de patito" en el gimnasio (no me acuerdo si era patito o pajarito... ésta en realidad tiene cara de conejito) :)

    ResponderEliminar
  19. bueno, concuerdo mucho con Lau,

    sino saben volar, entonces que se vayan a cagar a otro lado,

    pero esa fue la historia de mi segunda ex, hoy la más reciente, me solo engrupió diciendo q si sabia, pero ni un carajo

    he ahi e insisto, cuanto dulce le pones a la imagen q ves, cuanta idealizacion idiota, como q a veces la baja oferta te hace ponerle más guindas a la torta de lo q puedan soportar.

    pero ten por seguro, de seguro me vuelvo a equivocar, vale la pena también ese poco ratito de magia, maripositas y danzas entre nubes.

    un beso

    ResponderEliminar
  20. me pa que este blog me va a gustar mucho....

    (comente el anterior...espero q lo leas..)

    saludox

    ResponderEliminar
  21. felicitaciones T. Ud. escribe maravillosamente increible. Su sensibilidad me llegó al corazón.

    ResponderEliminar
  22. Me encantaria que me dijeras que si!

    x.

    ResponderEliminar
  23. OjosdeLoca: Sí, entiendo lo que decís y algo así escribí anteriormente... el que me viene a la mente ahora es "Peras al olmo", pero seguramente algo similar a lo que decís vos lo dije en otras oportunidades.

    Niumaico: bueno, ojalá te guste! bienvenido! (y sí, ya vi lo que firmaste antes)

    Vanidosa: Gracias! siempre intento apuntar el disparo certero al pecho y si llega, mejor.

    x.: ¿y quién sos vos?

    manuu: gracias! bienvenido!

    ResponderEliminar
  24. brilluda: ya me olvidaba de vos! es que el otro día entré al blog y te iba a comentar ahí. Pero por cuestiones del torpe cotidiano, me quedé a la mitad del texto del técnico de la pc, mientras asentía diciendo: tal cual!
    Era cara de patito... pero puede tenr la cara de animalito que sea... todo vale.

    ResponderEliminar
  25. No puedo decirle que no. Incluso cosas que me irritan de ella, como salir a x lugar, me molesta, yendo ella y todo, pero aún así, si me pide que la acompañe, y mañana tengo que rendir un ultraparcial de química, no puedo decirle que no. Y al decirle sí me dan ganas de romperle la cabeza, de desquitarme contra ella por mi falta de fuerza o decisión. Y lo haría. Y me encantaría decirle que no.

    Pero no puedo. Y, de una forma retorcidamente masoquista, tampoco quiero.

    ResponderEliminar