viernes, 30 de abril de 2010

Visibilidad


(foto: facebook María Rachid)

De pronto todo el mundo nos ve.
Bergoglio nos putea, los lectores de La Nación nos llaman "enfermos", los evangelistas rezan por nuestras almas, Caparrós no se entiende si es puto o simpatiza con peculiar verborragia, Evo dice que los hombres son homosexuales por comer pollos chotos (o pollas y chotas)...
Estamos en boca de todos. Y aquí nos plantamos, los GLTTB pidiendo la reforma legislativa.
¿Pero qué pedimos realmente?
Adherido al proyecto de las agrupaciones que hace muchos años vienen trabajando por la igualdad de derechos, los civiles comunes estamos gritando por muchas cosas.
Cada vez que solicitamos que cambien los artículos del Código Civil (para que el matrimonio deje de figurar como unión entre "un hombre y una mujer" y aparezca como "contrayentes") no estamos pidiendo que se cambien unas meras palabritas. Le estamos pidiendo a mamá y papá que nos acepten y a la ciudadanía que dé cuenta de nuestra existencia. Pedimos que se hable de lo que no se hablaba, que no se nos piense como infrahumanos, ni como ciudadanos de segunda. Le exigimos a los viejos psicólogos que ni se les ocurra intentar cambiarnos y a los humoristas de tv que mejor se metan con su suegra en vez de seguir con sus chistes pelotudos. Queremos que la abuela no se refiera a Ella como "amiga". Le explicamos a nuestras cuñadas que no esperen que le miremos el culo a tal actor y a ciertos desubicados que no nos pregunten si nos hace falta una buena pija. Le decimos a nuestros hermanos y amigos que no se rían de la torta o el puto de enfrente que es tan lesbo/gay como nosotras y nosotros. Y nos decimos a nosotros mismos que no hay nada malo en amar.

Hoy, como tantas otras veces, pero con más voces que nunca, le pedimos a la sociedad entera que nos vea como lo que somos: diferentes en tanto elección. Y que nos trate como lo que somos: iguales en tanto humanos.

Esta ley va a salir. Si no es hoy, será mañana.
Somos miles, aquí estamos y no hay forma de detenernos.
De pronto todos nos ven y cuando eso pasa, no se puede callar.

12 comentarios:

  1. me pongo de pie y aplaudo. es así.

    nadie juzga a nadie si come milanesas de pollo, carne o soja. xq la sexualidad arrastra tantos inmundos juicios de valor?

    nunca debio ser así. y en hora buena que cambie, va a salir (con un licuado de ciruela va a salir... con tamarindo o con papaya, diria felipe :P)

    no solo es el cod civ el que tiene qe reformarse... hoy existen muchos codigos contravensionales de las provincias que sancionan mas que nada a travestis, x el solo hecho de serlo...

    ResponderEliminar
  2. es la realidad.
    yo particularmente, como muchas-os, lo vivo hace un par años con gran parte de mi familia, amigos o cualquier x que se entera y forma parte de una cuidad del interior.
    los comentarios van desde "que desperdicio", hasta "pobre que le paso", como si una optara en formar o no parte de la humanidad. como si al amar a quien nos hace feliz, mas allá de su sexo nos convirtiera en una especie diferente.
    mi madre piensa que no tengo derecho a casarme o a formar una familia, y yo creo que el unico derecho que tengo y que tiene cada persona viviente, es ser feliz como le nace.

    llegue acá por medio de una amiga, y seudo me lo leí completo en dos días, te felicito. y me permito contarte que me adjudico mas de un post, sobre todo por ser una ex-novia bastante boluda.

    que estés bien

    ResponderEliminar
  3. Excelente! Muy bien dicho!
    Ojala la mitad de las personas que dedican su tiempo a criticar y juzgar si esta bien o no que dos personas del mismo sexo se amen, se dedicaran a solucionar alguno de los mil problemas REALES que tiene esta sociedad. Hay tanta mente desperdiciada en basurear al de al lado... Que bueno sería que esas personas entendieran que la sociedad que todos queremos, empieza fortaleciendo los valores basicos...Esos valores que son enteramente pisoteados con esas actitudes de degradacion y discriminacion.

    La igualdad de derechos no es un capricho, como bien dijo srita T, es algo que va a suceder...si no es ahora, sera mas adelante, es una voz que NO se va a callar...Es hora de que los que se oponen a eso...entiendan que estan luchando contra algo que NO va a dejar de reclamar hasta que su objetivo se cumpla. Pierden el tiempo intentando oponerse.

    Muy buen post! Mis felicitaciones!

    ResponderEliminar
  4. Suscribo plenamente. Sin peros.

    Claro, la reforma de esa ley no va a cambiar a la sociedad, por supuesto: es la sociedad la que necesita cambiar esa ley, porque esta sociedad se transformó en el tiempo, especialmente en los últimos treinta años, y entre otras cositas interesantes, se gobierna bajo una ley máxima que es la Constitución Nacional, donde se ha consagrado la igualdad de todos los seres humanos ante la ley, desde hace ya más de quince años. Tiene muchos articulitos sumamente interesantes, ese documento. Los que se limpian el traste con ese texto, son principalmente los representantes, a quienes les conviene que la mayoría sigamos ignorándolo.

    Si la sociedad va a continuar siendo patriarcal y heterosexista, desigual y hegemónica, yo quiero cambiarla, y para eso quiero todas las armas, todas: quiero poder.

    ResponderEliminar
  5. La cita es el miércoles 5 de mayo, 10. 00 hs, Rivadavia y Entre Ríos, Congreso de la Nación.

    Se trata de TUS derechos. ¿Dónde elegís estar?

    ResponderEliminar
  6. Hola!! lindo post, la verdad coincido con lo que decis, ya nos vieron, por mas que nos ignoren seguiremos siendo miles!!!
    La verdad yo quiero ser optimista en cuanto a la ley, no lo soy en cuanto al pleno entendimiento por parte de la sociedad, pero eso es algo que se va logrando de a poco, y este seria un paso enormeeeeee...
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yeah! El cambio ya está en marcha y es inevitable, como decís. Si no es hoy, será mañana.

    ResponderEliminar
  8. ......... sin mas palabras!
    Debo confesar que te atribuyo el robo de unas lagrimas al leer - …no estamos pidiendo que se cambien unas meras palabritas. Le estamos pidiendo……
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. hace unos días me pasó lo que no esperaba, a mi viejo se le escapó lo que realmente piensa y dolió muchísimo, por la tele estaban pasando lo de estas mujeres que se casaron con sesenta y pico de años (que en mi opinión fue muy tierno)mi viejo hizo un comentario increíblemente ofensivo, dado que yo estaba sentada al lado de él y hubiese estado bueno que me respete.. no.. no lo hizo, de todos modos yo ya no espero mucho de él pero viste.. un poquito de consideración :/
    pero bueno aca estamos y como decís "Somos miles, aquí estamos y no hay forma de detenernos."

    ResponderEliminar
  10. Es tremendamente emocionante (y didáctico) dejar de ser (institucionalmente) la excepción a la regla. :)

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno el posteo y el blog en general. Salga o no la ley la tematica ya esta problematizada socialmente, es un paso importante ya, si sale la ley hay que luchar por la garantia de su implementacion y el respeto, si no sale la ley hasy que seguir luchando, pero sabiendo que ya hemos ganado una importante baralla. Saludos a todas!!

    ResponderEliminar