jueves, 1 de abril de 2010

No morir en el intento

Introspektiva tocaba el violín. ¡Cuánta sensibilidad! ¡Qué mujer interesante! Durante el tiempo que hablamos por msn eregí en su honor esa estatua de soretes de paloma que invento siempre para idealizar al otro.
Tanto estuve moldeando soretes, que un día le dije de vernos.
La cita sucedió una noche cualquiera. Me puse las tetas a tiro y salí a su encuentro.
Introspektiva era una mujer silencosa, por sobre todas las cosas. Silenciosa. Silenciosa. Silenciosa. Y no había brea que aguante tanto bache. Yo había viajado una hora y media para llegar a ese lugar y gasté los últimos pesos que me quedaban en el bolsillo (malas épocas). Pero ella no tenía nada para decirme y así transcurrió la hora más larga de mi vida. No sólo no se preocupó en sacar ningún tema de conversación, sino que cuando nos fuimos, ni siquiera amagó a pagar.
Aburrida y quebrada. Esa fue mi cita.


Hay muchas mierdas que pueden pasar en una primera cita.
En caso de que las miserias vinieran por el lado de Ella, podría pasar que en vez de ser silenciosa, fuera todo lo contrario: que hablara... de más.
Esas que hablan de más, son un riesgo para quien tiene los oídos continuamente puestos. Con total impunidad Ella es capaz decirte cosas tales como "Yo no odio a los negros de piel, odio a los negros de mente" o "Bueno, pero también en esa época habían muchos subversivos". En esos momentos debés esbozar tu mejor sonrisa y hacer mucha fuerza para sufrir una embolia. Si no corrieras con esa suerte, no tendrás otra que soportar la agonía de todo el resto de la cita.

Por otro lado, hay muchas torpezas que podríamos cometer nosotras. Por eso, será bueno tener en cuenta algunas cuestiones, como para transitar semejante evento de la manera mas airosa posible:
1) El alcohol es un importante deshinibidor. Pero ojo! También deshinibe la lengua. Y en una primera cita todo lo que digas será utilizado en tu contra. Si decidiste tomar, nunca tomes más que la otra, así si te emborrachás y decís huevadas, ella no podrá recordarlo.
2) No obstante, la queremos jocosa pero no pelotuda. Buscá la manera de que celebre, pero no se estrelle contra la mesa. La vergüenza ajena no es buena para nadie.
3) Evitá los chistes que puedan sonar racistas. La otra no tiene porqué entender tu sentido del humor sacástico y podés quedar realmente muy mal. Y si de todas maneras incurrieras en ese error, cuidado con las aclaraciones. Podés quedar aún peor.
4) El toilette no es buen aliado de la primera cita. Evitá las múltiples visitas. No es bueno que la primera vez que ves a alguien, te asocie con nada relativo al baño.
5) No mucha gente está dispuesta a tener sexo en la primera cita, pero si eso es algo que estás considerando, tratá de no comer cosas pesadas y/o picantes. Ya habrá tiempo para ruidos y olores, pero démosle un poco de espacio al romance y al jabón de tocador. Todo lo demás puede esperar unos años de pareja.
6) Baja autoestima no es sinónimo de humildad. Antes que cualquier cosa, es importante no ponerse a una misma en un lugar de mierda. Los lugares de mierda están saturados. En la primera cita se negocia todo lo que a la otra pueda parecerle atractivo de nosotras. Y la victimización ¡no es un afrodisíaco!
7) Hay muchos temas que deben ser esquivados, siempre que se pueda:
- Ex parejas
- Yuyeos recientes
- Engaños y mentiras (propias)
- Traumas de la niñez
- Adicciones y desórdenes de todo tipo
- Verdades oscuras
- Secretos familiares
- Escatologías, secreciones y erupciones

Es muy claro que una siempre tiene que mostrarse tal cual es, pero no hay que abusar. Sinceridad no es honestidad bruta. No faltará ocasión para develar los misterios más turbios de nuestro ser, pero ese momento no es -bajo ningún punto de vista- en la primera cita.

Si todo sale bien, lo cual no significa que os halláis besado siquiera (el objetivo primordial es pasar un momento ameno y, si se puede, gustarse), en breve se concertará una segunda cita, en la que sí habrá probabilidades de mano en rodilla, caricia leve, me hago la gila y te doy un beso, sino no estarías acá, es claro que te he gustado.
Pero para que eso ocurra, deberás dar lo mejor de vos misma para tener una buena primera cita...
O al menos, para no morir en el intento.

26 comentarios:

  1. Es la segunda vez que te leo y me causa mucha gracia tu forma de escribir.
    Buenisimo blog.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Buenas Madrugadas, Tortódroma:

    En la bollósfera encontré este "Decálogo para la Primera Cita". Olvidé a su autora ¿habrá sido usted? ((vale la pena)):

    1. Es indispensable estar presentables. Con esto no me refiero simplemente al consabido baño de inmersión semanal. Non, mesdames. Además de haber pasado por la esponja exfoliante al menos tres veces, hay que cepillarse bien los dientes, utilizar un efectivo enjuague bucal (una nunca sabe hasta dónde llegará esa primera cita), arreglarse el cabello de forma seductora (yo prefiero los peinados altos, con la nuca expuesta, particularmente si la cita es de noche), depilarse ab-so-lu-ta-men-te todo aquello que deba ser depilado (no soy adepta a los kiwis, sorry). En fin, bien limpitas y suavecitas (por los motivos ya expuestos).

    2. El perfume. Esto es importantísimo. El perfume debe ser agradable y estar en el justo término medio. Es decir, ni tan suave que no se perciba, ni tan fuerte que deje una estela cual rocío de Lysoform. Idealmente, el perfume debe poder ser percibido por la otra persona a un metro de distancia.

    3. La vestimenta. Bueno, aquí va en gustos. Yo opto por un ligero exceso de elegancia. Es preferible estar overdressed a parecer una rescatada de un naufragio.

    4. Los zapatos. Por favor, nada de borcegos (¡horror supremo!). Sí unas lindas sandalias (si son de Manolo Blahnik, muero fulminada en el acto), o unos tacos altos, pero de buen gusto. Los dorados fluorescentes, las botas dominatrix con taco aguja de 25 cm. en imitación charol y los zuecos con plataforma de corcho están totalmente out. Ah, las medias, única y exclusivamente de seda.

    5. Accesorios. Cartera, sí. Mochila de jean nevado con pines Rollingas, no. Reloj pulsera, sí. Reloj calculadora con cronómetro-sumergible-brújula-sacacorchos-y-malla-de-caucho, no. Aros, definitivamente sí (un par, digo, no un alfiletero en cada oreja). Anillos, ¿por qué no?, siempre y cuando sea en proporciones anatómicamente lógicas (es decir, 25 anillos en 10 dedos me parece too much).

    6. Puntualidad. Ni tarde, ni temprano. A la hora señalada.

    7. Cortesía. Saludar amablemente, sentarse a charlar y prestar realmente atención a la otra persona. Interesarse en la conversación. Hacerle preguntas que demuestren que sinceramente nos importa aquello que nos está contando y que queremos saber más (“¡Oh, eso es realmente fascinante! ¿Y cómo lograste descubrir que tu computadora tiene una bandeja para apoyar la taza de café?”).

    8. La cuenta. Si las finanzas lo permiten, invitarla. De lo contrario, fifty-fifty está bien.

    9. Caso 1: Se terminó la cita. ¡Sobreviví! Estuve limpita, elegante, puntual, cortés y encantadora. Para mejor, esta polera negra de cashmir me queda pintada. Lástima que la señorita en cuestión no haya logrado adicionar puntos a su favor. “Bueno ehhh (¿cómo se llamaba?), la pasé genial y me encantó conversar con vos. Te llamo mañana y nos encontramos. No, esperá. Mañana no puedo. Mejor te llamo el miércoles que viene y arreglamos para vernos después de Pascuas…” Rajemos por el foro…

    10. Caso 2: Se terminó la cita y… creo que estoy enamorada. Ella es fascinante, inefable, es un sueño encarnado, es el ideal devenido tangible. Seguro piensa que soy una neurótica incurable. ¡Qué agonía! Si le pregunto si la puedo ver nuevamente va a pensar que estoy desesperada. Pero si no le pregunto va a pensar que no me interesa. Pero sí me interesa. Mejor le pregunto, entonces. ¿Y si me dice que no? ¿Podré superar su rechazo? Justo hace una semana recibí el alta en mi terapia lacaniana. Ergo, no más recetas de Clorazepam. Y volver a comer chocolate, ahora que me curé por fin el maldito acné… Bueno, podría empezar a fumar… pasto. “¿Te gustaría ir a un concierto de jazz el sábado?”, dice ella. “Bueno, está bien”, digo yo. Maaaasteeeeeeer…

    ((Mis saludos...))

    ResponderEliminar
  3. Pues yo nunca usaría la palabra "Master" para referirme a nada de mi existencia. Por lo demás, está genial. No lo escribí yo... pero tomaré nota de sus consejos.

    ResponderEliminar
  4. Odio las citas.

    Odio ese sistema de las citas. Yo no quiero citas, quiero hacer cosas juntas. Quiero comer con, ver cine con, caminar con, beber con ella.

    Y si no es ella, que sea con cualquiera. Pero nunca una cita. Eso, lo dejo para conseguir laburo o una pensión graciable.

    Bah, sólo soy una perdedora que nunca consigue ni una pre-primera cita.

    ResponderEliminar
  5. Supongamos q estuvo interesante; era imperioso consensuar la 2da cita al final de la primera?

    ResponderEliminar
  6. Jajaja...primero: muy sabios sus consejos.

    Segundo, leyendo el decálogo adjunto de la Maga, creo que en mi primera cita con Andre hice TODO MAL, lo contrario a lo sugerido...jajajaj.

    Sobre todo la depilación, me muerooo....ni se me ocurrió que podría terminar en su cama en la primea cita....lejos de mí Satanás!

    Hacía frío y me puse una polera de lana que costó sacar por el cogote en el apuro de la pasión.

    Botas de cuero media caña con medias debajo...de terror...me dio tanta verguenza que ella viera mis medias perdidas bajo la bota.

    Comida, pedimos empanadas (???) que, por los nervios que tenía, ni probé...y encima pagaba ella...que verguenza... yo tenía el estómago cerrado.

    Cortesía, charla, demás: no paré de contarle mi vida, hablando de mí como un loro y pobre...me aguantó porque me quería llevar a la cama, con muchas ansias, y tuvo la ilusión de que en algún momento lograría silenciame....hasta el día de hoy le dura esa ilusión.

    Sin contar que tomé el ferrocarril Sarmiento en Castelar y se quedó varado en Haedo 15 min., me bajé y tomé un colectivo por Rivadavia hasta Flores...obvio que llegué 1/2 hora más tarde de lo acordado y mi dulce de leche me esperó inmutable congelada de frío...eso es galantería!

    Creo que ahí ya empecé a amarla sin casi conocerla.

    Besos chicas y me encanta leerlas!

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno tu post Tortódroma. Citas, tema controvertido.

    Que hayas mencionado a alguien que tocaba el violín, me hizo acordar a una de las peores citas que tuve jamás. :S Hará dos año de esto, me presentan a una chica, la ví y hablé dos segundos, y me gustó. La invito a salir. Nos encontramos, y ella viene con su violín a cuestas dentro de una de esas fundas o como le llamen. Lo apoya contra una silla. Yo intentaba sacar temas de conversación pero la niña en cuestión sólo hablaba de su violín. "Te parece que de tanta gente que pasa (era un café con poco espacio entre mesas y sillas) van a tirármelo?" "Te gusta su color?" "Por qué no tomás clases de violín? puedo recomendarte algunas" "No sabés lo que me pasó en la clase de ayer con el violín" "el violín supera al piano" respondió cuando le comenté que yo sabía tocar el piano. :S Y esos, sólo son los comentarios que recuerdo..
    La cita llega a su fin (thank god) cuando la niña me dice que llega tarde a su clase de violín, obviamente :S
    Me fui con dolor de cabeza y pensando que para invitar a alguien a salir, es recomendable haber hablado con ella más de dos segundos.
    A los días de eso, me llega un sms de su parte diciendo "No me llamaste. Salimos otra vez?". Le contesté que nope, me disculpe. Y pensé, recuerdo, tal vez si volviera a salir con ella, debería llevar mi piano.

    simba**

    ResponderEliminar
  8. jajajaj que la de arriba lleve el piano :P. si, simba adhiero.

    Tortodddddd!!!! pero qué cosa tan terrible, esas citas en las que una anda haciendo malabares con una conversacion para zafar lo minimo y decir buena suerte y "hasta luego"..

    a tu lista de recomendaciones le haria un tilde aparte con el tipo de comida a elegir, lista que ya me hice hace siglos para reafirmar mi psicotismo.

    PROHIBIDOS:

    cosas con acelga,orégano,albahaca,espinaca.. ni da tener los dientes en verde!
    maní, idem anterior con las cascaritas en rojo.
    sandwich con carne,jamón crudo,milanesa, es desagradable ver a alguien tironeando contra una milanga que no se corta!
    ensaladas, spaguetti, es tan desagradable como la anterior, ver al otro con un fideo o una lechuga colgando
    cebolla,ajo,chimichurri... si nuestra intención es besar a la otra persona... vamos a espantarla!


    bueno, esos por ahora, que su anticipacion analice el resto. pero bajo ningun concepto hay que incurrir en los antedichos.

    besos amiga, tan genial como siempre.

    ResponderEliminar
  9. hola!
    bueno, la verdad desconozco el sistema de citas... así que leo como kien lee un texto de ficción y sus probables consecuencias, algo así como un "elige tu propia aventura torteril" aunk parece q hay cosas parecidas a las citas mixtas también...

    la verdad tuve y sigo teniendo conversacioens muy interesantes con gentes de todo tipo, y también hice el ridículo muchas veces jajaja

    lo q está bueno es poder ser una misma, y disfrutar el momento, no? y capaz termina resultando una futura novia, amiga especial, aventura o...

    salu2!

    ResponderEliminar
  10. La primera cita.
    Todo lo contrario de lo que queria y esperaba.
    Y estoy enamorada hasta el tuétano.

    ResponderEliminar
  11. Definitivamente.
    Las primeras citas son una locura.
    Y no fáciles de manejar.
    Así que, concuerdo yo, que con esa guia de consejos para una cita "estable" porque no todas queremos o esperamos lo mismo de una primera cita, estaremos bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. buenisimo el blog!!!!Es excelente como algo tan trivial como "la primera cita" puede generar tantas conclusiones...a veces geniales y otras terribles!!!Yo nunca tuve una primera cita en si, pero lo q si les puedo contar, es que siempre, pero sin excepcion, el primer beso q me doy con la persona q estoy conociendo es UN TERRIBLE DESASTRE!!!!...ojo!!solo el primero!!!jajjaja
    Saludos tortiales!

    ResponderEliminar
  13. Igual hay momentos desesperados y desiertos en que hasta una de esas citas es la mejor de las citas en el universo de los posibles.
    Por una cita/chica/vilolinista asi en este momento seria capaz de repetir la palabra "Master" las veces que fuese necesario. Hasta el cansancio, como un mantra... master, master, master, master.

    ResponderEliminar
  14. y viste...de errores uno aprende jajajaja... bueno soy muy puber en el tema para comentar pero que festin me hice con tu publicacion y los comentarios/experiencias de la audiencia aca eh jajaja GE-NIALES..
    Saludos desde aqui, la espero por la net para que sigamos intercambiando buena musica y descubriendo chacras de colores :)

    ResponderEliminar
  15. Jajaja que buen combo el post y los comentarios jajaj
    Muy acertado tambien el consejo de LUCRE "PROHIBIDO sandwich con carne,jamón crudo,milanesa, es desagradable ver a alguien tironeando contra una milanga que no se corta!" Me mori jajaja

    y por supuesto Tortodroma MUY acertados sus consejos...Haberlos sabido antesssss algunos jaja

    ResponderEliminar
  16. Puff, ahora que lei esto me entraron los nervios.
    Paso a contar, que mañana tengo una "cita" (pequeña cita, un paseo digamos, pero con los mismos fines que una cita).
    Ahora: No sé de que le voy a hablar, no sé que vamos a comer cuando pinte el hambre (nos encontramos a la tarde) de alguna galletita, capáz. Tengo terror de que algun pedacito de esa maldita galletita se me quede incrustado en algun bracket y me haga ver como un a tremenda boluda.
    Sí. Ya no sé. Mañana cualquier cosa, te cuento como me fue.
    Seguiré al pie de la letra tus consejos, Tortodroma!

    ResponderEliminar
  17. nada de citas, encuentros, casualidades, causalidades, esas cosas. las citas ponen nerviosas al pedo. Y nadie te va a decir "no bose en el primer encuentro" asi que hay beso si todo se da bien.
    con una cita voy al psicologo, o al médico, no a una chica!

    ResponderEliminar
  18. Hola Tort. Gracias por pasar.
    La foto de la ventanita es de un fotografo arabe que no capte el nombre no es mia :((.
    Las otras si salvo las de la Bardot =)

    ResponderEliminar
  19. quiero tener una cita no importa si es buena o mala!

    ResponderEliminar
  20. Hablando de citas, una amiga me dice "quiero que conozcas a alguien".. Mi respuesta fue un "no sé" No sé cómo será, ni idea, no sé nada de ella, sólo supe en un primer momento que estudia medicina. Fui igual. Sin palabras..
    Y mi consejo es que cuando una amiga quiere presentarte a alguien, es porque te conoce tan bien que sabe lo que te gusta, así que en ese caso, NI se te ocurra faltar a la cita. Advice*

    simba**

    ResponderEliminar
  21. Hace mes y pico me separe de mi novia relacion tortuosa y ya no daba para mas.
    La cosa es que tuve tres citas en estos casi dos meses una peor que la otra no se si soy yo o era la otra pero no teniamos de que hablar no habia nada en comun casi. Aparte de la pilcha el tema de la parla no??

    ResponderEliminar
  22. Yo recuerdo que en mi primer cita con una chica que conocí en un bolichín fui un manojo de nervios. Ella llegó media hora mas tarde, yo salía de la facu y había dormido una hora y media por una entrega (las ojeras llegaban hasta el subsuelo del shopping, cero maquillaje).

    Me miró sorprendida cuando saqué las entradas del cine y pedí la ultima fila (no tenia ganas de querer darle un beso y que una vieja nos mire las nucas). Fuimos a un cafecito que ella dijo que le gustaba, y sin darme cuenta empecé a criticar el lugar y la forma en que me habían servido el café (repito: que ELLA había elegido).

    Terminamos el café y fuimos a la Sala porque la peli estaba por empezar. Me paralizó el miedo y lo mala que era la pelicula. Finalmente, en una escena romántica ella me miró y me dijo si no pensaba darle un beso. <3 Morí de amor, de ahí en mas todo fue mas afortunado, al despedirnos me regaló un chocolate y me abrazó.

    Un año después, quien sabe por qué, aún me aguanta y yo la amo sin remedio.

    ResponderEliminar
  23. jaja que linda la historia del ultimo comment! una cita que termino re bien

    ResponderEliminar
  24. Holas

    estoy de septuagesima cita con mi chica pero ella ya se quedó dormida :(

    ResponderEliminar
  25. tomé nota mental de muchas cosas, y me sonreí leyendo los commments en mi noche de sábado casera.
    sigo leyendo, este lugar lleno de historias se me vuelve algo preciado... había olvidado un poco el beneficio de la identificación =)
    me hace bien leer de chicas

    ResponderEliminar